Diputación de Sevilla

Álbum del viajero por el ferro-carril de Sevilla a Córdoba 1861

Edición facsímil

 

Este curioso, bello y raro ejemplar del Álbum del viajero por el ferro-carril de Sevilla a Córdoba 1861, fue adquirido en el año 1998 por el Servicio de Archivo y Publicaciones de la Diputación de Sevilla en la Casa de Subhastes de Barcelona.

Se trata de una colección de litografías numeradas del 1 al 34 que han sido pegada una a otra y plegadas, representando la línea férrea desde Sevilla a Córdoba, con sus poblaciones, estaciones, puentes,… La secuencia del dibujo desplegada alcanza una medida de 12,41 metros de largo. En el álbum no aparece más información que el nombre del autor de los dibujos: L. Mariani, dibujó y litografió, y del impresor: Litografía de Carlos Santigosa, de Sevilla. Esta imprenta estaba situada en los números 26 y 27 de la calle Tetuán.

A pesar de no contar con más datos podemos tomar como referencia un libro coetáneo que nos permitirá contextualizar esta colección de litografías. Para ello contamos con un libro que se conserva también en el Archivo de la Diputación, impreso en Sevilla en 1864, en la Imprenta y litografía de las Novedades, del citado Carlos Santigosa, cuyo título es: Guía del viagero por el ferro-carril de Sevilla a Cádiz con láminas litografiadas que representan las vistas de las poblaciones de la línea y descripción e historia de todos sus pueblos hasta Cádiz, cuyo autor es Eduardo Antón Rodríguez, y publicado según consta en la portada y en la dedicatoria bajos los auspicios del Consejo de Administración de la línea férrea. De este libro no conservamos las litografías, sólo el texto de la Guía1.

Podemos supones que el Álbum del viajero por el ferro-carril de Sevilla a Córdoba, perseguía los mismos fines que el anterior, entretener e ilustrar a los viajeros sobre la historia, el arte, la situación socio-económica de aquella poblaciones, por las que pasaba el ferrocarril. Estas guías venían a cubrir la demanda auspiciada por el gusto romántico de la época por los viajes, y el ferrocarril como novedad no escaparía a esta moda.

En el capítulo I de la Guía de Sevilla a Cádiz, el autor hace alusión a la línea de Córdoba: “…á pesar de los obstáculos que presentaba un terreno montuoso, desigual, cortado a á cada paso por ríos y arroyos de profundo cauce y de impetuosa corriente, se llevó á cabo la construcción del ferro-carril de Córdoba á Sevilla, quedando abierto á la esplotacion el 2 de Junio de 1859…” (sic).

Pero tendremos que retrotraernos a 1852, año del que data el primer proyecto de ferrocarril en la provincia de Sevilla, al iniciarse los trámites para construir el trazado del tramo Sevilla-Jerez, a través de Alcalá, Utrera, Las Cabezas y Lebrija. Las dificultades surgidas, especialmente las financieras, hicieron fracasar el proyecto. Tuvo que ser el capital extranjero el que asumiese la empresa. Así, la “Sociedad General de Crédito Mobiliario” fue la que inició las obras y se encargó de la explotación de la línea.

En 1857, se constituyó la Compañía del Ferrocarril de Córdoba a Sevilla, para la construcción y explotación de una nueva línea entre estas dos poblaciones, impulsada por un grupo con abundante participación francesa, en la que destacaban Emilio e Isaac Pérèire, banqueros creadores del Credit Mobilier y que en España habían fundado la ya citada Sociedad de Crédito Mobiliario y el ferrocarril del Norte. En enero de 1859 comenzó a circular el primer tren en el tramo de Sevilla a Lora del Río y en junio de ese mismo año, de Sevilla a Córdoba.

Cuando en 1865, Manuel Gómez Zarzuela inició la publicación de su Guía de Sevilla2, una obra clásica e imprescindible como fuente documental para la historia de Sevilla, al hablar de los medios de comunicación dice: “En pocos años ha adelantado mucho la provincia en este ramo. Actualmente se hallan en explotación las líneas férreas de Sevilla a Córdoba y Cádiz, y la de Morón a Utrera: además se encuentran en proyecto las líneas siguientes: Mérida a Sevilla; Carmona a su estación en la línea de Córdoba, de Villanueva del Río a Sevilla, de Huelva a Sevilla, la de circunvalación de la ciudad, de Alcalá de Guadaira a Sevilla, de Écija a id., de Osuna a Morón y otras”.

Gómez Zarzuela nos ofrece una información de primer orden sobre los más variados aspectos: desde un extracto del Reglamento de Ferrocarriles en lo relativo a los viajeros, pasando por las direcciones de las oficinas, horario del despacho de billetes, relación del personal tanto de las oficinas como de la estación de Plaza de Armas, hasta una relación de las estaciones existentes en el trayecto con indicación de los kilómetros entre ellas y unas tablas con las tarifas para el transporte de viajeros.

El álbum de litografías que se edita en facsímil ofrece una visión idealizada y romántica de las poblaciones por las que todavía hoy a alta velocidad pasa el tren, de esas estaciones y esos viajeros que nos describe Gómez Zarzuela. Entonces el ferrocarril acortó distancias y de manera significativa contribuyó al desarrollo económico de aquellos pueblos y ciudades por las que discurre esta línea férrea.

Carmen Barriga Guillén
Jefa del Servicio de Archivo y Publicaciones
Diputación de Sevilla
 


1 ANTÓN RODRÍGUEZ, Eduardo: Guía del viagero por el ferro-carril de Sevilla a Cádiz con láminas litografiadas que representan las vistas de las poblaciones de la línea y descripción e historia de todos sus pueblos hasta Cádiz. Sevilla, Imprenta y litografía de las Novedades, 1864. De este libro existe una edición facsímil hecha por el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla en 1985.

2 GÓMEZ ZARZUELA, Manuel: GUÍA de Sevilla. Su provincia, arzobispado, capitanía general, tercio naval, audiencia territorial y distrito universitario para 1865, adicionada con la Memoria de la administración municipal durante el bienio de 1863 y 1864. Año I. Sevilla, la Andalucía, 1865.